El accidente cerebrovascular es más común en los hombres y más mortal en las mujeres

Acaba de terminar mayo, el Mes Nacional de Concientización sobre el Accidente Cerebrovascular, pero ¿saben qué? El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular no respeta el calendario. Todos corremos el riesgo, incluso cuando estamos prestando atención a otros asuntos.

Las mujeres saben menos acerca de sus factores de riesgo y no creen que corren peligro de sufrir un accidente cerebrovascular. Sin embargo, les aseguro que el accidente cerebrovascular siempre es un caso de urgencia médica y sigue ocupando el tercer lugar entre las principales causas de muerte de las mujeres.

Y he aquí un dato que debe hacernos reflexionar: cada año, el accidente cerebrovascular causa el doble de muertes entre las mujeres que el cáncer de seno.

Incluso si no es mortal, el accidente cerebrovascular tiene consecuencias devastadoras, desfigurantes e incapacitantes. Lo bueno es que el tratamiento temprano reduce al mínimo el daño cerebral y las posibles complicaciones.

¿Cuáles son las causas del accidente cerebrovascular?

El accidente cerebrovascular ocurre cuando el riego sanguíneo de una parte del cerebro se ve interrumpido o muy reducido, lo cual priva al tejido cerebral de oxígeno y nutrientes. Hay dos tipos principales de accidentes cerebrovasculares: isquémicos y hemorrágicos. Los isquémicos se deben a vasos sanguíneos obstruidos y constituyen la mayoría (cerca del 85%). Los hemorrágicos representan el otro 15% y se deben a vasos sanguíneos que sangran, tienen fugas o se rompen.

Algunas mujeres pueden presentar solo una alteración temporal del riego sanguíneo al cerebro, que se conoce como accidente isquémico transitorio (AIT). El AIT por lo general dura 5 minutos o menos, y los síntomas se parecen a los del accidente cerebrovascular. El AIT no deja secuelas duraderas porque la obstrucción es temporal. Aunque los síntomas desaparezcan, debe tomárselos en serio e ir al médico de inmediato, porque el AIT eleva el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, que podría causar daños permanentes. Haga clic aquí si desea más información sobre los tipos de accidentes cerebrovasculares.

¿Cuáles son los síntomas del accidente cerebrovascular?

Es importante reconocer los signos y síntomas del accidente cerebrovascular porque el diagnóstico y tratamiento rápidos pueden representar la diferencia entra la vida, la muerte o las complicaciones adicionales.

  • Debilidad o entumecimiento repentinos de la cara, el brazo o la pierna de un lado del cuerpo.
  • Dificultad repentina para hablar y entender (confusión, habla ininteligible o dificultad para entender lo que se le dice).
  • Dificultad repentina para ver (especialmente con un ojo); vista doble.
  • Mareo de origen desconocido o caídas repentinas.
  • Dificultad repentina para caminar, pérdida del equilibrio o la coordinación, posiblemente acompañada por vómito, náuseas, hipo o dificultad para tragar.
  • Dolor de cabeza repentino e intenso sin causa aparente.
  • Pérdida breve del conocimiento.

Aunque los síntomas pueden aparecer lenta o repentinamente, las afecciones de fondo que conducen al accidente cerebrovascular por lo general están presentes desde años antes.

¿Cuáles son los factores de riesgo del accidente cerebrovascular?

A medida que pasan los años, el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular aumenta. Aunque los hombres corren más riesgo de sufrirlo, las mujeres lo sufren a una edad mucho más avanzada, por lo cual es más probable que les cause la muerte. En general, las personas de raza negra corren un riesgo más alto de sufrir accidentes cerebrovasculares.

Los siguientes factores de riesgo no se pueden modificar:

  • Edad: Tener 55 años o más.
  • Raza: Las personas de raza negra corren más riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular que las de otras razas.
  • Sexo: Los hombres corren más riesgo que las mujeres. Sin embargo, las mujeres tienen accidentes cerebrovasculares a una edad más avanzada y por esta razón son más vulnerables a morir por esta causa que los hombres.

Los siguientes factores de riesgo tienen que ver con el estilo de vida y se pueden modificar:

  • Tabaquismo (incluido el tabaquismo pasivo)
  • Sobrepeso (índice de masa corporal [IMC] de más de 25) y obesidad (IMC de más de 30)
  • Falta de ejercicio cardiovascular
  • Consumo considerable o excesivo de alcohol
  • Consumo de drogas, entre ellas, la cocaína y las metanfetaminas

Los siguientes factores de riesgo de tipo médico se pueden modificar:

  • Presión arterial alta (más de 120/80 mmHg)
  • Colesterol alto (colesterol total de más de 200, colesterol LDL de más de 130, triglicéridos de más de 150)
  • Diabetes sacarina
  • Antecedentes familiares de accidente cerebrovascular o de enfermedad cardiovascular, como insuficiencia cardíaca, anomalía cardíaca, infección cardíaca y alteraciones del ritmo cardíaco

Entre los riesgos exclusivos de las mujeres están:

  • Jaquecas con aura (síntomas que se presentan poco tiempo antes de que comience la jaqueca, por ejemplo, náuseas)
  • Tomar anticonceptivos orales
  • Tratamiento restitutivo con hormonas, estrógenos con o sin progesterona para aliviar los síntomas de la menopausia (anticonceptivos orales, hormonas bioidénticas) o testosterona

Una forma de mejorar las probabilidades de evitar el accidente cerebrovascular es enterarse de los cambios que puede hacer en su estilo de vida y, si es necesario, de los medicamentos que puede tomar.

Cuándo debe buscar atención médica

Si presenta alguno de los signos de alerta típicos o atípicos o los nota en uno de sus seres queridos, busque atención médica de inmediato, incluso si no son constantes. Recuerde las 5 C (ver ilustración).

Actúe de inmediato y llame al 911 o al número local para casos de urgencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Cada minuto cuenta.

Cuanto más tiempo pase sin recibir tratamiento, más grandes serán las probabilidades de sufrir daño cerebral y discapacidad. El tratamiento es fundamental y depende del tipo de accidente cerebrovascular que haya sufrido.

Si ya ha tenido un accidente cerebrovascular, el tratamiento también se centrará en prevenir que ocurra otro. Esto puede consistir en:

  • Mantener la presión arterial en los valores normales. La presión arterial alta es el factor de riesgo más frecuente del accidente cerebrovascular. Tomar los medicamentos que bajan la presión o previenen la hipertensión y modificar la alimentación y las actividades diarias le ayudarán a controlarla.
  • Controlar la diabetes. Mantenga la concentración de azúcar en la sangre en los valores normales con alimentación saludable, ejercicio y cumplimiento en la toma del medicamento para la diabetes.
  • Tomar aspirina o anticoagulantes que el médico haya recetado.
  • Dejar de fumar, si aún no lo ha hecho.
  • Evitar el tratamiento hormonal restitutivo.

Si ha sufrido un accidente cerebrovascular, un programa de rehabilitación puede ayudarle a recuperarse más rápidamente. No se avergüence de pedir ayuda. Como sucede con otros problemas de salud, lo mejor es participar de manera activa en su atención y cumplir al pie de la letra el tratamiento. Cuanto más participe, más probabilidades tendrá de mejorar.

A %d blogueros les gusta esto: