El Covid-19 puede producir derrames cerebrales

El Covid-19 puede producir derrames cerebrales

POR JOSE SILIÉ RUIZ
Al paso de los meses hemos visto cómo este virus Sars Cov-2 afecta el Sistema Nervioso y produce numerosos daños a las estructuras neuronales, principalmente en el cerebro y la médula espinal, siendo los principales daños: derrames cerebrales, insomnio, convulsiones, pérdida del gusto y del olfato, dolores de cabeza, mielitis de la médula, síndrome parecido al Guillan Barre, psicosis, esquizofrenia, demencias, trastorno bipolar, trastorno delirante, paranoia, trastornos de ansiedad y del estado de ánimo, depresiones, delirio, mareos, deterioro cognitivo, insomnio, parestesias, calambres, debilidades musculares, neuropatías, severos dolores articulares, etc.

A mis amables lectores, con sumo agrado les explicaré cada uno de estos síntomas y síndromes como consecuencia directa de la infección viral y también producto de las circunstancias tan estresantes que estamos viviendo a nivel universal desde hace muchos meses que nos ha cambiado la vida.

Veamos los daños de los más graves a los menos dañinos, empezando con los accidentes cerebro-vasculares o mejor conocidos como «derrames cerebrales», según las series publicadas dos de cada cien pacientes admitidos de cuidado tendrán un derrame cerebral y de estos alrededor del 35% muere a causa de ambas afecciones, con el agravante de que paradójicamente estos eventos son más comunes en pacientes jóvenes.

Se producen por los coágulos en la sangre con trombos y émbolos que taponan los vasos del cerebro por el trastorno sanguíneo que produce el virus.

Las demencias, hay casos reportados en todo el mundo y en el país, he tenido pacientes que luego de esta infección viral debutaron con cuadros de importante desorientación mental y grave alteración de la memoria. En estos casos no está claro si había latente un Alzheimer en esos afectados o si en esos pacientes por la hipoxia severa (falta de oxígeno) se detonó una demencia de tipo vascular por los daños a los vasos cerebrales taponados.

Debo enfatizar que por igual los casos de Enfermedad de Parkinson los he visto con mucha frecuencia luego de pacientes que han padecido la infección viral, pero estos son ya de edad madura.

Están también las mielitis; esta es una inflamación de ambos lados de una sección de la médula espinal. Esta condición daña de manera grave la mielina que trasmite el estímulo eléctrico. Es decir, que se interrumpe el mensaje neuronal que envía la médula a todos los órganos del cuerpo desde el cerebro.

Hay casos reportados aún en niños con cuadriplejia, es decir que el paciente pierde la capacidad de usar sus brazos y piernas quedando cuadripléjico, con severas debilidades, imposibilidad de caminar, problemas del control de esfínteres y trastornos de vejiga e intestino, muy doloroso cuadro de absoluta invalidez.

Del grupo de entidades psiquiátricas producidas por el virus en esta pandemia tengo muy poca experiencia, pues van directamente al psiquiatra como las esquizofrenias, las paranoias, los delirios, etc. En cambio, en mi práctica neurológica diaria los dolores de cabeza son comunes en pacientes con la infección y sin ella, en razón de que estamos inmersos en un hecho de gran demanda emocional.

Las cefaleas son en su mayoría occipitalgias y cefaleas coronales típicas de las cefaleas por estrés.

El paciente habla de un peso en la nuca o de una corona que le aprieta principalmente al final del día. Las parestesias son esos calambres, pinchazos, opresiones en brazos y piernas que no corresponden a una raíz nerviosa en particular. Por igual el insomnio y los vértigos han aumentado por las mismas razones de las adversas y estresantes condiciones en que nos encontramos. El tema de estos «conversatorios» bien merece una segunda ronda.

A %d blogueros les gusta esto: