Entumecimiento o debilidad en la cara, un brazo o una pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo. Confusión o problemas para hablar o comprender. Problemas para ver con uno o ambos ojos. Problemas para caminar, mareos o pérdida de equilibrio o coordinación.